domingo, 6 de septiembre de 2009

Los Muertos Vivientes: una obra maestra

Acabo de terminar de leerme el octavo tomo de la que con toda seguridad es una de las mejores colecciones de cómics que he leído en mi vida.


Si, se que suena muy rotundo y tal vez arriesgado hablar de esta manera de una serie que todavía ni siquiera ha terminado en EEUU, pero la verdad es que es como lo siento.

Llevaba mucho tiempo con los tomos comprados, pero sólo me había leído dos o tres, ya que mi intención era reservarlos como el buen vino para cuando tuviese tiempo de leerlos sin interrupciones.


El verano con la carrera terminada me ha dado esas condiciones, y sin duda alguna ha resultado ser una gran cosecha, ya que esta semana me los he leído todos sin dejar de disfrutar ni un solo instante con cada página que pasaba.

Robert Kirkman, el guionista que ha creado esta genial historia se merece todas mis alabanzas, ya que el mundo apocalíptico que presenta debido a la oleada zombie está plagado de sucesos y reacciones humanas tan reales que a veces asusta.
Kirkman nos avisa de manera directa durante toda la serie: el mayor peligro no está fuera (en este caso los zombies), sino dentro, en nosotros mismos, pues hasta en las situaciones más desesperadas, el ser humano sigue siendo capaz de comportarse como un verdadero monstruo.

Me gustan las historias de zombies, pero no todas. Sólo aquellas en la que los zombies son el elemento que motiva en primera instancia el miedo y la desesperación de los humanos, llevándoles a cometer atrocidades mucho mayores de las que pensamos que somos capaces.
Y esto Kirkman lo hace perfecto. Los zombies están siempre ahí, de telón de fondo de en una historia humana en la que las emociones, los miedos, el egoismo y la esperanza del ser humano se muestran con todo detalle, siendo las personas las verdaderas protagonistas de la historia y no los zombies.


En cuando a Charlie Adlard, el dibujante desde el segundo tomo, poco se puede decir de él aparte de que su estilo le va a la serie como anillo al dedo.
Sus dibujos realistas y oscuros le dan vida a la historia, pues se complementa con Kirman de una manera impresionante a la hora de narrarlo todo.
Hay momentos en los que cada hoja que llega a su fin te deja en vilo esperando lo que mostrará la siguiente, y las pocas viñetas que hay a hoja completa o a doble hoja siempre te muestran una escena que te deja impactado durante un buen rato.
Es más, hay algunos dibujos que son de esos que cuando los ves sabes que nunca los vas a olvidar, y tal vez no por su espectacularidad en cuanto al trazado del propio dibujo, sino por lo que te transmiten en ese momento.

Cada día me alegro más de haberlo conocido en el Expocomic 2007 y haber conseguido que hiciese una versión zombie de mi mismo que exhibo orgulloso en mi cuarto :P


En definitiva, una serie que ha marcado época en el mundo del cómic, ya que la crítica nacional e internacional también la ha alabado innumerables veces, y que muy probablemente seguirá triunfando debido a su enorme calidad.

Y por si no ha quedado claro: ¡¡¡ME ENCANTA!!!

3 comentarios:

Sato dijo...

Si, señor una serie muy entretenida... no se si la pondría tan alto como la dejas tu pero es sin lugar a dudas una buena series.

Como bien indicas el horror que puede provocar el ser humano es mucho mayor que el de los muertos.

Gracias por el regalo ;)

Thanos_Malkav dijo...

De nada ;)

Iván dijo...

El primer comic de mi vida ha sido el primero de esta serie, gracias a Thanos que me lo prestó, y me encantó!

Hoy mismo me ha traído el segundo y daré buena cuenta de él a partir de esta noche...