sábado, 3 de mayo de 2008

Diarios de las estrellas I

Leído :D

Ayer, o mejor dicho, esta madrugada terminé de leerme el viaje vigésimo (último relato del libro) del siempre interesante Ijon Tichy.

Pese a ser la primera parte de Diarios de las estrellas, se puede leer después de la segunda parte sin ningún problema, pues todos los relatos son independientes.

En general, me ha gustado menos que el segundo libro, aunque he de decir, que los relatos sobre viajes en el tiempo que aparecen son geniales, pues Lem tiene una cierta fijación con el tema de las paradojas temporales que yo comparto, y que por tanto, son muy de mi agrado.

Recalco lo que ya comenté cuando me leí Diarios de las estrellas II, y es que si se le puede poner algún pero a la narración de Lem, sería el estilo confuso y excéntrico que a veces usa, muy a lo Lewis Carrol, que personalmente, me agota un poco si paso demasiadas páginas sin un rumbo claro en la historia.

Por lo demás, un gran libro de ciencia-ficción, lleno de reflexiones científicas sobre la evolución humana, los viajes temporales, la física, la robótica y sobre todo, la cosmonáutica.


Para terminar, si os habéis fijado en la columna de la derecha, veréis que ya he elegido el próximo libro: El psicoanalista, de John Katzenbach.
Se lo regalé a mi madre hace años bajo recomendación de Álvaro, y le gustó mucho, pues parece que se trata de un thriller de esos que no te permiten soltar el libro.
No soy muy dado a leer libros catalogados como Best Seller tipo el Código Da Vinci (que por cierto, no me pareció para tanto), porque casi siempre me espero más de lo que terminan dando, pero en este caso voy a darle un voto de confianza...

2 comentarios:

Álvaro Loman dijo...

Que conste que yo no me he leído el libro ¿Eh?

Fue mi madre la que me dijo que estaba muy bien, yo sólo transmintí la información.

Eso sí, si te gusta, el mérito es únicamente mío :)

Xelerad dijo...

Yo añado dos recomendaciones ajenas más sobre el libro, pues una amiga y mi novia me han dicho que tengo que leérmelo, que está muy bien. Así que cuando lo termines, y lo comentes, tendrás la penúltima palabra en mi decisión de leerlo o no. :P

Lo sorprendente es que, habiendo tenido mi padre tanta afición por la ci-fi de joven, no ande por casa ningún libro de Lem, así que supongo que en próximas visitas a la FNAC se solucionará, probablemente con uno de los dos librillos que has comentado.