lunes, 1 de noviembre de 2010

AKIRA

Hoy he terminado de leerme la que probablemente sea una de las obras más importantes dentro del género del cómic japones que conocemos como manga: Akira.

Esta obra de más de 2000 páginas escrita y dibujada por el genio Katsuhiro Otomo entre 1982 y 1993, nos muestra un japón en reconstrucción tras la explosión de un nuevo tipo de bomba en su área metropolitana que marcó el comienzo de la III Guerra Mundial.
La historia sucede en el año 2019 en la ciudad de Neo-Tokyo, reconstruida a partir de las cenizas de la antigua Tokio, donde las bandas de motoristas juveniles se enfrentan entre ellas por el control de la ciudad, mientras un estado policial totalmente represivo mantiene a la sociedad en un estado de intranquilidad que se ve acompañado de un ambiente de políticos corruptos y sectas religiosas que anuncia el fin del mundo.
Concretamente, la acción se desenvuelve alrededor de Kaneda y Tetsuo, dos miembros de una banda callejera que pertenecen a un grupo de jóvenes sin futuro que accidentalmente topan una noche con un extraño niño con poderes psíquicos que tiene una oscura relación con el ejército.
Tetsuo sufrirá un desafortunado accidente que hará que se descubra un cuidadoso plan de los militares para enmascarar experimentos secretos en conjunción con el gobierno, mientras que Kaneda conocerá a un movimiento clandestino revolucionario que intenta destapar toda la trama del proyecto.
Si a todo esto le añadimos acción, poderes, tecnología punta y relaciones humanas, tenemos el maravilloso y detallado cóctel que da vida a Akira.


Pero esta obra no es un manga cualquiera, sino que bajo él subyace una trama tremendamente compleja que va mucho más allá de lo que se narra por ejemplo en la película que hizo tan famosa a esta obra, y que junto con el manga, dio los primeros pasos para que el cómic y la animación japonesa estén donde están hoy. Porque sin duda alguna, si algo hay que agradecerle a Akira, es que tras su edición americana, tuvo la culpa de que el manga y el anime desembarcaran en el mundo occidental con una fuerza que pocos esperaron en su momento.

Además, hay que tener en cuenta el contexto en el Katsuhiro Otomo se crió para entender mejor aún que nos quiere decir con su obra más conocida. Nacido abril de 1954, el autor vivió la reconstrucción de Japón tras la II Guerra Mundial, siendo los años 60 una época de descontento general hacia el gobierno japonés, donde las manifestaciones de los jóvenes eran asiduas y la represión era algo palpable. Si a esto le añadimos el sentimiento anti-americano de esta caótica época del país nipón y el ambiente de posguerra, se puede entender mejor muchas de las ideas que son cimientos de la historia de ciencia-ficción que narra en Akira en un japón futurista con escenarios posapocalíticos.


Por mi parte he de decir que la edición que me he leído es la americana (la que podéis ver en las fotos), que Norma editó hace años, en la que se aplicó color a todas las páginas, consiguiendo un resultado increíble y que merece la pena disfrutar. No me extraña que los americanos se quedasen asombrados con ella, porque tiene página espectaculares que se te quedan grabadas en la memoria.

Así que en resumen: para todos aquellos que disfrutan de los mundos posapocalípticos, de obras complejas de ciencia-ficción repletas de secretos, política, extraños poderes y multitud de personajes, Akira es una gran opción. Si además habéis visto la película, por favor, no dejéis pasar el manga porque es enormemente mejor y contesta muchas de las preguntas que se quedan en el tintero y que por no estar terminado el manga, no se resuelven en la película al decidirse en su momento crear un final alternativo.

Lo dicho, una obra maestra del manga que debo agradecer a mi gran amigo Jesús por dejarme los tomos y poder así disfrutar con su lectura :)

7 comentarios:

Álvaro Loman dijo...

Le llevo teniendo ganas a Akira desde hace tiempillo, pero nunca me he terminado de decidir por su extensión.

Pero lo pintas tan bien, que merece la pena. A ver si lo saco de la biblioteca, que tienen la edición de Norma.
Ya te contaré.

Thanos_Malkav dijo...

Para mi ha merecido mucho la pena, ya que realmente es al manga lo que Watchmen fue al cómic americano, o al menos es mi manera de verlo teniendo en cuenta en la época que fue escrito.

The Korinthian dijo...

Una obra genial, de la que conseguí reunir todos los números atrasados en una Feria del libro de hace muchas ediciones (y de cuyo final por publicarse aún quedaba bastante).
Cómo cambió el panorama entre el inicio de las bandas y la parte final...
Imprescndible

Thanos_Malkav dijo...

La verdad es que la historia varía radicalmente desde el comienzo a lo que termina ocurriendo. Pero como bien has dicho: imprescindible :)

Gaziello dijo...

¡¿Aún lo habías leído?! Yo aún recuerdo cuando ví la peli a principios de los noventa en canal plus como un inocente pensando que sólo eran dibujos animados, y del trauma que me cojí viendo a tetsuo... LECTURA IMPRESCINDIBLE para cualquiera al que le gusten las buenas historias. Un detalle: no te encanta cómo en los futuros imaginados en los ochenta nadie predijo el boom de la telefonía móvil? es muy gracioso ver a personajes del año 2020 usando cabinas telefonicas xDD

Thanos_Malkav dijo...

Pues no, aún no lo había leído, y mira que llevaba años detrás de ella.
De todos modos, me pasó lo mismo que a ti, sólo que yo si la vi sabiendo que era una película de anime, pero me impactó bastante comparado a lo poco que había visto que no pasaba de Dragon Ball, Ranma, Bola de Dan, Saint Seiya, etc.

Por cierto, toda la razón: casi nadie había previsto la aparición de los móviles en las historias de ciencia ficción.

Acuática dijo...

Buffffffff, a mí el anime no me gustó nada, así que aunque te haya gustado la lectura, de lo cual me alegro, a mí se me sigue haciendo bola...