jueves, 8 de octubre de 2009

Puppetland + Power Kill

Seguimos con juegos de rol, y esta vez le toca a uno de los que compré en el pedido a Edge por 1€ (su precio normal es 6.95€): Puppetland, perteneciente a la línea indi que Edge creó bajo el nombre de New Style.

Ambientado en Titirilandia, un mundo donde las marionetas y los muñecos de trapo han cobrado vida, la misión de los jugadores es derrocar a Mr. Punch del poder tras haberlo conseguido al asesinar al "Creador".
Sin embargo, no estarán solos, ya que Judy, antigua novie de Mr. Punch tiene la clave para resucitar al "Creador": una de sus lágrimas guardadas en un dedal.

Puppetland mezcla la inocencia de un cuento para niños con el ambiente oscuro e inquietante que suele acompañar al mundillo de los títeres.

Pero lo mejor del juego sin duda alguna es su sistema totalmente narrativo que me ha encantado.

El titiritero (narrador) cuenta la partida como si fuese una historia, por ejemplo: "El señor botones rojos se acercó a la orilla del mar de leche y galletas, mientras Penny pelo paja intentaba remendar su relleno que había quedado a la vista tras el último encuentro con los secuaces de Mr. Punch...".

Y las marionetas (los jugadores) participan en el cuento siguiendo la filosofía de "lo que dices es lo que es". Esto es, si un jugador quiere coger un martillo no diría: "mi personaje coge el martillo", sino que hablaría en primera persona por su personaje tal que así: "creo que cojeré ese martillo".
De esta manera, las partidas deberían durar una hora no pudiendo hablar nadie en ese tiempo fuera de juego (para hacerlo hay que levantarse de la silla), lo que convierte a la partida en un cuento que se narra conjuntamente utilizando las palabras del titiritero y las marionetas.

Apoyando al sistema, tenemos la ficha que es también completamente narrativa ya que se reducen a tres conceptos:
  • Esta marioneta es: (grande, pequeña, lenta, rápida, fea, etc.)
  • Esta marioneta puede: (correr, hacer magia, esconderse, etc.)
  • Esta marioneta no puede: (mentir, nadar, levantar peso, etc.)
Así, un personaje se define por esas propiedades y queda a discrepción del jugador y el Titiritero interpretar dichas capacidades correctamente en la historia.

Aparte de esto, el libro trae una descripción de las diferentes localizaciones geográficas del mundo de Puppetland así como de los personajes más importantes, aunque evidentemente, la idea es dar rienda suelta a la imaginación tanto de los jugadores como narrador.


Y para redondear el libro, las tres últimas páginas corresponden al segundo juego que John Tynes nos ofrece. Bueno, mejor dicho, el metajuego de rol que nos ofrece, porque aunque os resulte raro, no es un juego de rol como tal, sino un metajuego que añadir a cualquier partida de rol que juguemos.
La idea de Power Kill es plantear las partidas de nuestros juegos de rol normales como una vía de escape para nuestros personajes de Power Kill que son pacientes de un psicólogo o psiquiatra. Para ello, antes y después de cada partida se responde a una serie de preguntas dirigidas en primer lugar al personaje del juego de rol normal y en segundo lugar, al personaje de Power Kill.

Lo se, es inquietante la sensación de no saber donde termina el personaje y donde empieza la realidad, pero ese es el punto que busca Power Kill, que te hagas preguntas sobre si lo que haces con tus personajes en las partidas de rol son interpretaciones brillantes o sólo la vía de escape de tus más bajos instintos.

Como ya he dicho antes: una adquisición brillante.

Eso si, me da que me va a costar encontrar gente con la que probar estas sesiones de rol "experimental" :P

3 comentarios:

Captain Carlos dijo...

Buenas!

Pues si es una hora, puedes ocntar conmigo para la partida esa. (Aunque dije que nunca jugaría, pero es que me daba bastante mala espina)

Y lo del PowerKill no lo he entendido bien. Creo que lo deberías explicar un poco más.

¿Consiste en hacerse un personaje "loco" que es el que se supone que juega a la partida de rol?
Como si yo me hiciese un tipo esquizofrénico con episodios violentos que juega como berseker a la D&D? O un obseso sexual que se hace un nigromante en el witchcraft?
No sé no entiendo para qué podría servir eso. Ni cuál sería exactamente su propósito. Y no sé si me gusta como suena eso de "no saber donde termina la realidad"

Ya me explicarás.

Saludos!

Sato dijo...

Pues la idea de Power Kill me gusta a la vez que me inquieta xD

Pensaré en meterla en alguna partida como prueba.

Un saludo

Thanos_Malkav dijo...

Carlos: No, creo que no lo he explicado del todo bien porque veo que te has quedado a medio camino :S Pero no te preocupes, mañana te lo cuento en detalle.

Sato: Es una gran idea, pero hay que tener cuidado con los jugadores, porque pueden no entenderlo bien.